Lo que voten los socialistas, será determinante para el futuro de la izquierda, y de la sociedad española

Los tres candidatos y aspirantes socialistas a ocupar el puesto de Secretario General, esperaban, según sus palabras, un discurso de espíritu deportivo, y “guante blanco”. Pero durante la hora y cuarenta minutos, que ha durado el debate (¿debate o combate?), en la sala “Ramón Rubial”, los guantes han pasado desapercibidos para los telespectadores, y las respectivas manos, han ido adoptando otros gestos, en forma de reproches y acusaciones.

El frío recibimiento del Presidente de la gestora, Javier Fernández a Pedro Sánchez, momentos antes del acto, ha puesto de manifiesto, la tensión interna por la que atraviesan los socialistas, desde la celebración del Congreso Federal, celebrado en el mes de octubre.

El debate lo ha iniciado Susana Díaz, la cual ha aprovechado su primera intervención, para lanzar el primer ataque, y entrar en el cuerpo a cuerpo, con su más claro oponente, Pedro Sánchez. El fuego cruzado entre Díaz y Sánchez, ha evidenciado la fractura ideológica, moral y de modelo de partido que existe en el PSOE, lo cual ha reforzado el discurso y la imagen de Patxi López.

Díaz ha defendido un PSOE autónomo y sin alianzas con otras fuerzas de izquierdas, y aboga por una estructura interna vertical, auspiciada por los barones. Sánchez propugna un partido centrado en los valores socialistas, pero más abierto a colaboradores y a fuerzas externas. Es por el contrario, más partidario de un modelo de partido más participativo y horizontal, en donde los militantes y los afiliados tengan un mayor protagonismo que el actual.

Díaz ha acusado a Sánchez de sus malos resultados, y este ha reprochado a Díaz, su abstención y su apoyo al gobierno del Partido Popular. Un escenario en líneas generales, que deja entrever un largo y difícil camino, y la posible creación de una futura corriente o escisión interna, que evite el choque de trenes.

En resumidas cuentas, los espectadores han asistido a un debate intenso en las formas, pero de escaso contenido en el fondo, que trasciende el ámbito doméstico que algunos medios y candidatos, le han otorgado. Porque el día veintiuno, lo que voten los socialistas, será determinante para el futuro de la izquierda, y de la sociedad española.

José Luis Meléndez. Madrid, 15 de mayo del 2017
Fuente de la imagen: Flickr.com

Anuncios