Yo he sido para ellos un miembro de la manada, y cada uno de ellos para mí, un miembro de la familia

Algunas personas dicen que se han criado desde pequeños con animales. En mi caso he de matizar: los animales me han criado emocionalmente. Después de Tarzán (en la imagen), que fue el primer perro que tuve, vino Chiqui, un perro mezcla de pequinés, vivaracho y muy risueño, de color banco y canela. Durante los paseos que hacíamos juntos, Chiqui y Boby (un perro callejero del mismo color), se hicieron muy amigos. Tanto es así, que Boby, venía muchos días a casa a buscarle.

Cuando murió Chiqui, Boby entró a formar parte de la familia. Era un perro muy listo, del mismo tamaño que Kutxi. Debido a su vida en la calle, alguna vez que otra se escapaba. El último perro se llamaba Tocho. Era un alsaciano negro muy cariñoso. Todos ellos han tenido mucha paciencia conmigo, sobretodo Tarzán, el primer perro lobo, y el primer animal con el que tuve el privilegio de relacionarme. Yo era para él un miembro de la manada, y él para mí un miembro de la familia. Por eso aparece en el álbum familiar.

Siento que en la actualidad el lobo se encuentre tan criminalizado por la sociedad, como consecuencia de los cuentos que nos contaban en la infancia. Al fin y al cabo, el lobo no es más que un perro no domesticado, que vive en la naturaleza. Son muy pocos los casos en los que el lobo ataca, y más los ganaderos que simulan ataques de lobos, con objeto de cobrar ayudas de la Administración Pública. Existen alternativas, antes de hacer batidas, como son los programas de acogida, adopción, o la narcotización y el traslado de estos animales a otras zonas.

El perro del cual conservo menos recuerdos, es precisamente de él, de Tarzán. Hoy siento no haberle dado todo el cariño y el respeto que él manifestó conmigo, en los primeros momentos de mi vida. La foto es del mes de julio del año 1964, cuando entonces tenía un año y medio. En la actualidad es Kutxi quién ocupa ese espacio. Es la primera hembra, pero cada uno de ellos forma parte de distintas etapas de mi vida. Por ese motivo siempre perdurarán en mi recuerdo, como lo que han sido: una familia inolvidable.

José Luis Meléndez. Madrid, 20 de abril del 2017

Anuncios