Amanda como ven, es un poco celosa. No le gusta mucho que hable. En su lugar prefiere que escriba, porque así le cojo a ella. Una vez que lo hago, con las alas que tiene, volamos juntos allá a lo alto, en ese cielo azul que tiene a sus espaldas. Digo celosa, porque en el poema que me escribe, se aprecia claramente. Dentro de poco podrán leerlo. Lo digo con todo el rubor del mundo, porque son cosas muy mías (¡Uy, perdón!), muy nuestras 🙂

José Luis Meléndez. Madrid, 19 de abril del 2017
Fuente de la imagen: Flickr.com

Anuncios